¿Qué es Cucurumillo?

Cucurumillo es un espacio en continuo cambio y crecimiento, que se sostiene sobre tres pilares fundamentales:

  • Respeto y reconocimiento de las raíces de los niños.
  • Respeto de la individualidad del niño/a.
  • Respeto a la conexión con la Madre Tierra.

El trabajo en este espacio educativo está inspirado en las filosofías de Steiner, Rebeca Wild, Loris Malaguzzi, Paulo Freire, Pestalozzi, Vygotski y Piaget. Cucurumillo se basa en una metodología constituida por experiencias de aprendizaje que buscan adecuarse a las necesidades infantiles y a sus niveles de desarrollo cognitivo, afectivo y social. Los niños están en un espacio cuidado y preparado para satisfacer sus necesidades, un lugar donde reina el respeto y el apego.

Trabajamos en crear y mantener un espacio emocional que permita el desarrollo de cada identidad infantil, mediante un clima propicio para la autoestima, seguridad y estabilidad emocional; un lugar libre de juicios externos para otorgarles la oportunidad de ser auténticamente ellos mismos.

Una buena parte del tiempo se invierte en conocer a cada niño y niña a través de conversaciones, y muchas otras experiencias que ellos proponen según sus intereses, además de las frecuentes reuniones individuales con las familias. Esto permite a cada acompañante asistir con sumo respeto a los procesos individuales de cada niño/a según su verdadera necesidad.

Asimismo, a través de los diferentes encuentros con los padres que se dan a lo largo del año, se busca un nexo común entre las familias y el espacio educativo.

Nuestros principios pedagógicos:

  • Los padres y la escuela.
  • Educación individualizada.
  • El valor de la imitación.
  • La organización rítmica de las actividades.
  • El juego libre.
  • La calidad, cualidad y materiales de los juguetes.
  • Educación sensorial: la importancia de aprender a través de los sentidos.
  • Organización de los espacios.
  • Libertad y responsabilidad.
  • Educación de la inteligencia emocional.
  • El compromiso de los educadores.